***^-^Kiu^-^***: Hada Gris
1

Hada Gris

Nubes de tormenta se asoman sobre las montañas, llueven sapos y culebras... Encerrada en su jaula de hierro, la pobrecita tiembla entre las sombras que le hacen burla desde afuera. Los truenos suenan aterradores, ella levanta la vista para mirar hacia el cielo.

En ese instante, las sombras desaparecen y se aparece una sombra mucho más oscura. Se para sobre su jaula con mirada triunfadora y de burla. 'Nadie te viene a rescatar,' le dice la sombra. 'Estás atrapada para siempre, conozco el secreto: Un hada sin alas es completamente inútil!'.

El Hada gris no respondió. Mantuvo la mirada baja, para no mirarle a los ojos a su captora. La sombra volvió a reírse y se marchó. '¡Un hada con las alas cortadas!' se fue diciendo a sus compañeras. '¡Perdió todos sus poderes, toda su belleza...' hizo una pausa, volvió a mirar hacia la jaula. 'Perdió toda su esperanza.'

Las sombras se alejaron dejándola sola en ese frío amanecer, pero al atardecer, regresarían a hacerle más burlas. Ella lloraría, pero ya no le quedaban más lágrimas. En esta montaña no había pájaros ni animalitos amigables que oyeran sus lamentos y pedidos de ayuda.

El día transcurrió con el sol abrasador en la cabeza, sin ni siquiera una manta para cubrirse del calor. La poca agua que había logrado juntar de la lluvia se le había acabado. Trataba de dormir, prefería escaparse de su realidad al mundo de los sueños, pero la cerradura mágica de la jaula no la dejaba dormir.

Alrededor del mediodía sintió algo que le rozaba el hombro. Miró hacia arriba. ¿una sombra? Se dio vuelta. Era alguien parado con un halo de luz de sol sobre el hombro. '¿Quién?' susurró, esa sola palabla le cortaba la garganta seca.

La sombra se acercó más. Era una Kyrii pequeña con zapatillas gorra y mochila. "Me llamo Tavi" dijo. "¿Quién eres tú?"

"Y -- Yo --" el Hada gris hizo una pausa, posó la vista en el candado de la jaula. "¡Por favor!" susurró el Hada gris. "¡Ayúdame! ¡Por favor!"

"¿Cómo?"

El Hada gris señaló el candado de la jaula, con miedo de tocar las barras de hierro. "El candado. Tiene un nombre escrito. Si susurras el nombre, la jaula se abrirá".

"¿El candado tiene un nombre?" preguntó Tavi, mientras dejaba su mochila a un costado. "¿Sabes cuál es el nombre?"

El Hada gris asentió. "Lo sé, pero no puedo decirlo".

"Humm." Tavi miró al candado. "¿Y tú qué dices?"

El candado sonrió. "Jamás adivinarás el nombre pequeña Kyrii además yo jamás te lo diré yo trabajo para Jennumara ¡es la más poderosa del mundo entero!"

"¡Un hada de la oscuridad!" Tavi susurró. Dio un paso para atrás pero luego vio como la mirada del Hada gris cambiaba de esperanzada a aterrorizada. Debía ayudar al hada como fuera pero debía hacerlo.

"Candadito juguemos a un juego" dijo Tavi. "Un juego de adivinanzas".

"¿De qué juego hablas?" preguntó el candado sospechando de Tavi.

"Cada uno le hace tres preguntas al otro después de cada pregunta yo trato de adivinar el nombre y tú tratas de adivinar que tengo en la mochila. Pero yo no te puedo preguntar el nombre y tú no me puedes preguntar qué tengo en la mochila". Señaló la mochila. "Tengo tres cosas en mi mochila. Si adivinas tan sólo uno antes de que yo adivine el nombre me encierras en la jaula con el hada; pero si yo adivino el nombre antes que eso dejas al hada en libertad".

El candado se rió. "¡Qué fácil!" dijo. "Se nota a la legua que tú eres escalador de montañas. Ya sé que tienes en la mochila".

"Bueno ya que es tan fácil ¿por qué no aceptas?"

El candado se volvió a reír. "Está bien pequeño Kyrii tonto. Trato hecho. ¡Hasta te dejo preguntar a ti primero!"

"Bien" dijo la Kyrii. "Mi primera pregunta es la siguiente". Dijo señalando al Hada gris. "¿Cuál es su nombre?"

El candado gritó. "¡No! ¡Eso es trampa!"

"Vamos" dijo Tavi con una sonrisa. Sabía que ya lo había vencido. "Debes decirme su nombre".

El candado refunfuñó. "Se llama Baelia" contestó.

"Entonces tu nombre es Baelia ¿no es cierto?" preguntó Tavi.

El candado refunfuñó de nuevo luego con un fuerte clic. Se abrió la puerta de la jaula y el hada salió en libertad.

"¡Gracias!" dijo dándole a Tavi un fuerte abrazo. "¿Cómo sabías?"

"Cuando te pregunté tu nombre no contestaste pero miraste hacia el candado. Cuando dijiste que el candado tenía un nombre pensé que el hechizo había usado tu nombre para dejarte encerrada".

"Eres astuta" dijo el candado. "¡Pero no muy inteligente! Mi ama te encontrará y te volverá a encerrar fácilmente hada".

Tavi miró al Hada gris. "¿Es cierto?"

El Hada gris asentió. "Sí. Sin mis alas no tengo poderes. Para tener alas nuevas debo tener otro nombre".

Tavi se volvió a poner la mochila. "Bueno ¡entonces tenemos que conseguirte un nombre nuevo!" Empezó a caminar luego se detuvo se dio vuelta a mirar al hada. "¿y eso cómo se hace?"


Esta historia es una de las tantas que están en Neopets, pero las demás hay que saber un poco sobre el juego. Esta historia la quise poner porque tiene una buena enseñanza, aunque depende de quien la interprete claro. Espero les gustara la historia del hada gris ^^.


1 pensieri:

Elizabetha Souvre on 21:25 dijo...

.

Bienvenid@ al paraje de Kiu.
Muxisimas gracias por vuestra visita *w*